enero 20, 2019 Megavalanche 2019

Megavalanche 2019

El otro dia navegando por Youtube conseguimos un video espectacular de Megavalanche, una de las competiciones de Downhill más exigentes del mundo. Miles de corredores han participado en esta competencia desde 1995, con un descenso desde una 3.300 metros de altitud situada sobre la estación de esquí francesa de Alpe d’Huez. Ondrej Barta (30), de la República Checa.

 

Ondrej Barta, fué el ganador de la edición 2018. Licenciado en geología y propietario de una empresa de construcción centrada en pequeñas centrales eléctricas, el ha estado en el consejo de ciclismo de montaña profesional desde su adolescencia. Instructor de descenso y esquí, ha participado en cientos de carreras, incluyendo 30 de la Copa del Mundo de BTT y el famoso Crankworx DH en Whistler, Canadá.

Aunque nunca llegó a ser profesional, no tiene de que arrepentirse, ya que Ondrej tiene otros objetivos: enseñaba en la universidad y daba clases de geología estructural en el congreso internacional de ciencias y, además del ciclismo de montaña, le encantan otros deportes como el motocross, el esquí, el búlder o el parapente.

 

Ondrej ganó innumerables carreras locales y nacionales, subiendo al podio en copas checas, eslovacas, polacas, austriacas o húngaras de BTT. Durante ocho años fue miembro del equipo nacional checo . Este verano, hizo realidad su último sueño: participar en la legendaria Megavalanche. Escuchemos la historia en sus propias palabras.

“He experimentado mucha diversión en mi bici mientras participaba en carreras por toda Europa. Mis aventuras en bicicleta incluyeron el Himalaya, en una selva tropical, a través del desierto y muchas islas, en Colombia Británica, en minas bajo tierra, en la nieve y en pueblos. Busco eventos aventureros que me traigan alegría y experiencias desconocidas.

“Durante muchos años, la Megavalanche ha sido un reto que deseaba asumir. Apenas dos semanas antes de la carrera, recibí una llamada de mi amigo anunciando que todavía habian varias inscripciones disponibles y así, sin ninguna duda, me inscribí. Con la experiencia de participar tanto en carreras de salida masiva como en carreras en la nieve, he tenido una idea de qué esperar de un evento de este tipo, sin embargo, carecía de la aptitud física que resultó ser un problema más adelante en la carrera.

“Llegué al Alpe d’Huez casi una semana antes de la salida. Debido al alto número de salida que obtuve para mi inscripción de última hora, sabía que sería muy difícil llegar a la final. Al parecer, tuve que hacer un muy buen resultado en la pista de clasificación, que resultó ser aún más divertido que la carrera final, que iba de los 3.300 a los 720 metros sobre el nivel del mar.

“Diez series en total, cada una de las cuales constaba de 150 corredores. Esas fueron las carreras de clasificación que tuvieron lugar en una pista significativamente más corta. Los 35 corredores más rápidos de cada serie avanzaron a las finales del domingo, haciendo un total de 350 corredores. Otros 350 corredores han sucedido a los Megavalanche Challengers del sábado. El resto de los participantes terminaron en sus respectivos grupos de Mega Amateurs, Affinity 1 o Affinity 2.

“Debido a la longitud total de la pista, he puesto una suspensión menos agresiva que la habitual, lo que hace que la configuración de mi bicicleta Banshee sea un poco más cómoda. De lo que me ocupé de manera sobresaliente fue de la prevención de pinchazos. Al final, me puse neumáticos de bajada sin cámara. En las clasificaciones, empecé desde atrás con la idea de que tenía que pasar por el pelotón y pasar al menos a 115 pilotos para llegar a la lista de salida de la final. La mejor oportunidad para adelantar parecía estar en el primer tramo, donde la pista ancha permitía los adelantamientos. Hice lo mejor que pude y terminé en el décimo lugar.”

 

“¡El comienzo de la prueba final fue impresionante! Debido al inmenso número de participantes, todos los ciclistas tuvieron que reunirse en la estación inferior a las 6 AM para llegar a tiempo al punto de partida situado a 3.300 metros sobre el nivel del mar. Aunque la temperatura estaba bajo cero y el aire estaba helado, la adrenalina antes de la salida me calentó lo suficiente como para olvidar que sólo llevaba puesta una camiseta de verano.

“El himno ceremonial llamado Alarma la Bomba, junto con un helicóptero que rodeaba el cielo, creó una atmósfera de partida única que se asemeja a la sensación de estar en primera línea. Finalmente, respiré hondo y subí a mi bicicleta.”

“Los primeros tres kilómetros fueron una pura locura de descenso sobre la nieve. En este caos total, conseguí pasar a unos 70 corredores y llegar al top 30. En ese momento, me di cuenta de que debería haber guardado un poco de energía para más tarde. El comienzo de la masa cuando todo el mundo intenta adelantarse lo más posible es extremadamente exigente y la gran altitud hace que la respiración sea extenuante. Supongo que la mitad de los ciclistas se cayeron de la bici más de una vez”.

“Aunque la superficie bien cuidada de la pendiente hacía que la dirección de la bicicleta fuera cómoda, el número de ciclistas que se caían hizo que fuera totalmente impredecible y, al final, también choqué con un ciclista que terminó en el suelo justo delante de mi rueda delantera. Me levanté y por suerte no perdí mucho. El tramo del glaciar fue seguido por un descenso por un estrecho sendero que conducía a través de piedras onduladas donde era casi imposible adelantar. La siguiente parte que iba por el Alpe d’Huez requería mucho pedaleo, pero empecé a sentirme entumecido y me pasaron unos 30 corredores”

“La parte final fue en una pista de descenso que duró unos 10 minutos. Después del tiempo total de 48 minutos, llegué a la meta evitando cualquier fallo técnico, terminando en la 67ª posición de 350 pilotos de la prueba final, o de todos los 1500 inscritos en la carrera. Mi ritmo cardíaco promedio era de 170 latidos por minuto, con un máximo de 196 lpm.

“Mi objetivo era entrar en el top 100, así que estaba completamente satisfecho con mi resultado. Para la próxima vez, debo mejorar mi condición física, ya que los ciclistas de las posiciones delanteras son increíblemente fuertes y están igualados – ha habido 50 nacionalidades en la carrera con los mejores pilotos de enduro y DH incluidos.

“Megavalanche ha sido una de mis mejores experiencias en ciclismo de montaña y de verdad y honestamente animo a participar en el evento. La tarifa de inicio es de hasta 118 EUR. A cambio, no sólo se le permite participar, sino que también recibe un forfait de una semana para todas las telecabinas de alrededor, lo que lo convierte en una ganga. La próxima vez, definitivamente volveré. A toda máquina desde el principio, neumáticos para descenso, buen estado físico y una gran diversión! Nos vemos allí!”

Las inscripciones para la competencia de este año 2019 a realizarse entre el 8 y el 14 de Julio ya esán abiertas y puedes hacerlo en el siguiente enlace: Megavalanche 2019

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.